Edge Computing – SeaCCNA al Día

Edge Computing es una forma de agilizar el flujo de tráfico de los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) y proporcionar análisis de datos locales en tiempo real.

En SEACCNA queremos que estés actualizado y abunde tus temas de conversación en tecnología, echa un vistazo!.

Edge Computing

Edge Computing permite que los datos producidos por los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) se procesen más cerca de donde se crea en lugar de enviarlo a través de rutas largas a centros de datos o nubes.

Hacer este cálculo más cerca del borde de la red permite a las organizaciones analizar datos importantes en tiempo casi real, una necesidad de las organizaciones en muchas industrias, incluyendo la fabricación, la salud, las telecomunicaciones y las finanzas.

¿Qué es exactamente ‘Edge Computing’?

Edge Computing es una “red de malla de micro centros de datos que procesan o almacenan datos críticos localmente y empujan todos los datos recibidos a un centro de datos central o repositorio de almacenamiento en la nube, en una superficie de menos de 100 pies cuadrados”, según la firma de investigación IDC.

El Edge Computing va un paso más allá en el procesamiento localizado, se centra en las fuentes de datos. En lugar de realizar la mayor parte del procesamiento en un servidor centralizado, cada dispositivo de la red desempeña su propio papel en el tratamiento de la información. Esto se consigue conectando los sensores a controladores de automatización programables (PAC) que manejan el procesamiento y la comunicación.

¿Por qué ‘Edge Computing’ es importante?

Las implementaciones de ‘Edge Computing’ son ideales en una variedad de circunstancias. Una es cuando los dispositivos IoT tienen una conectividad pobre y no es eficiente que los dispositivos IoT estén constantemente conectados a una nube central.

Otros casos de uso tienen que ver con el procesamiento latente de la información. La computación de borde reduce la latencia porque los datos no tienen que atravesar una red a un centro de datos o una nube para su procesamiento. Esto es ideal para situaciones en las que las latencias de milisegundos pueden ser insostenibles, como en los servicios financieros o de fabricación.

Aquí hay un ejemplo de un despliegue de computación de borde: Una plataforma petrolera en el océano que tiene miles de sensores produciendo grandes cantidades de datos, la mayoría de los cuales podrían ser inconsecuentes; quizás sean datos que confirmen que los sistemas funcionan correctamente.

Esos datos no necesariamente tienen que ser enviados a través de una red tan pronto como se produce, por lo que, en su lugar, el sistema local de computación de borde compila los datos y envía informes diarios a un centro de datos central o nube para el almacenamiento a largo plazo. Al enviar datos importantes a través de la red, el sistema de cálculo de bordes reduce los datos que atraviesan la red.

Otro caso de uso para la computación de borde ha sido la construcción de redes de próxima generación 5G por las empresas de telecomunicaciones. Kelly Quinn, gerente de investigación de IDC que estudia el cálculo de bordes, predice que a medida que los proveedores de telecomunicaciones construyan 5G en sus redes inalámbricas, agregarán cada vez más centros de microdatos integrados o localizados adyacentes a torres 5G. Los clientes de negocios serían capaces de poseer o alquilar espacio en estos centros de micro-datos para hacer computación de borde, luego tener acceso directo a una puerta de entrada a la red más amplia del proveedor de telecomunicaciones, que podría conectarse a un proveedor de la nube IaaS público.

 

networkworld.es

Comments

comments